Home
Buscar
 
Esta sección está dedicada
a la difusión de las novedades bibliográficas enviadas por librerías, editoriales y revistas académicas
o por los propios autores.

Si desea aportar información para esta sección, haga click aquí
Novedades Bibliográficas >>  Descripción

  Detenidos-Aparecidos
Autor: Werner Pertot y Santiago Garaño
 

 


Por Mora Cordeu

En el libro "Detenidos-Aparecidos", Werner Pertot y Santiago Garaño recuperan a través de testimonios la experiencia de los militantes presos entre 1972 y 1989, además de investigar el rol de las cárceles en la estrategia de aniquilación de la dictadura militar.

"La masacre de Trelew conjuga tres elementos mencionados por Pilar Calveiro (quien escribió el prólogo del libro): asesinato político, la cárcel y la clandestinidad", dijo Pertot a Télam.

"Esto se vio reflejado en lo que fue la versión oficial de lo que había ocurrido en la base Almirante Zar. Una historia inverosímil del intento de fuga de 19 militantes revolucionarios", agregó.

"Las cárceles complementaron de alguna manera el circuito de los centros clandestinos -apuntó el periodista-, tenían un ida y vuelta porque existía la posibilidad de que los presos fueran sacados de la cárcel y fusilados con la excusa de un intento de fuga (como pasó en Trelew) y por otro lado que los desaparecidos fueron blanqueados".

Los detenidos políticos en aquella época vivían en la cárcel en permanente amenaza: "Si viajaba (Jorge Rafael) Videla, por ejemplo, algunos eran tomados como rehenes y si algo ocurría, los mataban. Había una tabla de conversión perversa: si moría un soldado mataban a dos presos y así", mencionó.

La investigación, recién publicada por Biblos y que será presentada el 3 de septiembre a las 19 en la Biblioteca Nacional, llevó a los autores a revisar documentos secretos de los represores.

"Es interesante ver como los propios militares dicen que van a implementar un plan en las cárceles de todo el país para quebrar la voluntad de los militantes detenidos", declaró.

Lo que hacen es dividirlos en tres grandes grupos, explicó: "los recuperables, los casi recuperables y los irrecuperables. El objetivo de este plan era dividir, generar desconfianza y romper la organización que los presos lograron formar en las cárceles".

"Y esto sí -remarcó Pertot- es una clara distinción con los centros clandestinos, donde por su lógica de exterminio no había posibilidades de resistencia como si hubo en las cárceles donde las distintas organizaciones políticas se reorganizaron para resistir las formas de represión existentes en el penal".

Con Garaño, miembro del Equipo de Antropología Política y Jurídica, del Instituto de Ciencias Antropológicas de la facultad de Filosofía de la UBA, "tratamos de registrar la heterogeneidad de la militancia desde guerrilleros, estudiantes, militantes de base, sindicalistas, hasta gente que trabajaba en las villas, dirigentes agrarios, curas y campesinos".

El libro se estructura a partir de historias de no ficción, protagonizadas por personas que vivieron esta experiencia extrema en diferentes cárceles que formaron parte de este circuito, "entre las que figuran Rawson, Devoto, Resistencia, Coronda y Caseros, que es una cárcel que inaugura la dictadura".

"Caseros tiene una arquitectura en alto, las celdas no tienen puertas sino rejas y el preso está siempre expuesto a la mirada de los demás hasta para ir al baño. No tiene ningún tipo de intimidad. Allí el preso no veía el sol nunca", describió Pertot.

Debido a ello, destacó, "dos presos políticos se suicidaron y otros quedaron con un estado grave físico y psicológico".

Y añadió: "hubo un informe durísimo de la Cruz Roja sobre esta cárcel. Parecía moderna, pero destruía a los que estaban ahí. Y había un equipo de médicos, psiquiatras y jueces que sostuvieron este sistema de impunidad montado en las cárceles".

En algunos casos, relató, "se llegó al extremo de que un juez diera la orden de trasladar a unos presos cuando sabía que iban a ser fusilados o los dejara salir cuando sabía que los iban a desaparecer".

Pertot señaló que a los detenidos aparecidos les costó mucho poder hilvanar un discurso sobre lo que les pasó.

"En los 80 la teoría de los dos demonios fue también una práctica aplicada a los que estuvieron encerrados durante la mayor parte del gobierno de (Raúl) Alfonsín, hasta que salió el último preso en el 89, que es cuando termina el libro", dijo.

Las historias de la militancia comenzaron a escucharse cuando se cumplieron 20 años del fin de la dictadura, "a través de un proceso lento de maduración".

“Los presos políticos están empezando ahora a recuperar su experiencia públicamente porque a diferencia del desaparecido el preso político está vivo, puede dar cuenta de su militancia en aquella época y quizás esto es lo que no se puede escuchar todavía", consideró el periodista.

El epílogo está escrito por la socióloga Alcira Daroqui, "quien relaciona nuestra investigación con el presente. No queríamos terminar con la salida del último preso. Ni ser anacrónicos, porque el plan aplicado por la dictadura a los presos políticos no es igual a lo que pasa hoy en las cárceles".

"Lo que quisimos es dejar al lector con una preocupación por uno de los temas insoslayables de los derechos humanos en el presente que es el tema de las cárceles y lo que pasa allí", concluyó Pertot.

..Copyright © 2006 RIEHR® - Red Interdisciplinaria de Estudios sobre Historia Reciente inforiehr@gmail.com